Caracas volvió a ser el miércoles el epicentro de las protestas estudiantiles. Las fuerzas de seguridad intentaban dispersar a miles de opositores con gases lacrimógenos para tratar de desbloquear las principales vías, reseñó Reuters.

Secundada por tanquetas y camiones antimotines, la policía se topó con una fuerte resistencia de los manifestantes. Algunos de ellos denunciaron que grupos armados no identificados intentaban aterrorizarlos con disparos al azar.

Como todas las noches desde que iniciaron las protestas, un ruidoso carcerolazo de protesta estremecía algunos de los barrios y urbanizaciones de Caracas.

fuente: http://www.lapatilla.com

Anuncios