Así lo sostiene una investigación realizada en la Universidad de Azabu, en Japón.

En Japón, un equipo de investigadores descubrió que durante la mirada entre los perros y sus dueños se activa un proceso hormonal similar al de madres e hijos.

El informa fue publicado en la revista Science, de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias.

El estudio lo llevó adelante el equipo liderado por Miho Nagasawa, de la universidad japonesa Azabu. Y detectó cómo la mirada entre el perro y su dueño dispara en ambas especies los niveles de oxitocina en el cerebro.

Se trata de una hormona relacionada con los patrones sexuales y la conducta paternal y maternal.

La oxitocina, conocida popularmente como “hormona del amor”, actúa también como neurotransmisor en el cerebro y se considera que tiene un papel importante en el reconocimiento y establecimiento de vínculos sociales.

Para realizar la investigación, los científicos pusieron en una habitación a varios perros con sus dueños y documentaron cada interacción entre ellos, durante 30 minutos.

Después, midieron los niveles de oxitocina tanto en la orina de los perros como en la de sus dueños y descubrieron que el contacto visual sostenido entre ellos elevó los niveles de la hormona en los cerebros de ambas especies.

En un segundo experimento, los investigadores rociaron oxitocina en los hocicos de algunos perros y los colocaron en una habitación con sus dueños y algunos desconocidos.

Así, los animales aumentaron el tiempo en que miraban a sus dueños y, después de media hora, los niveles de oxitocina crecieron en los dueños de los perros tratados.

Fuente: http://www.diaadia.com.ar/

Anuncios