Llegó el Momento de Renunciar

Las per­sonas nece­si­tan tra­ba­jar. Y no por cues­tiones de necesi­dades bási­cas, como tener un techo encima de tu cabeza o un plato lleno de comida en la mesa. El tra­bajo existe porque la sociedad en la que vivi­mos, así lo nece­sita. Y si bien estos sis­temas no son nece­sar­ios o ide­ales, estos exis­ten. Y toca vivir según sus normas.

 

Sin embargo, las per­sonas tra­ba­jan por una razón que va más allá de la norma. Las per­sonas nece­si­tan tra­ba­jar por el sim­ple hecho de sen­tirse acti­vas, vivas y pro­duc­ti­vas; ya que quedarse qui­etas los podría con­ducir, lit­eral­mente, a la locura.

Las per­sonas tienen que man­ten­erse ocu­padas para con­ser­var su mente; tienen que sen­tir que hacen parte de un propósito más grande que ellos, uno que les traiga sen­tido a sus vidas y sobretodo uno que les defina su posi­ción den­tro de la misma.

En pocas pal­abras, el tra­bajo es nece­sario porque le da sen­tido a nues­tras vidas.

Quizás algu­nas veces te guste evi­tar o decidir no tra­ba­jar, pero esto no siem­pre es posible–no si quieres tener una vida feliz y pla­cen­tera. Sin embargo, esto tam­poco sig­nifica que debas bus­car cualquier tra­bajo sim­ple­mente por el hecho de man­ten­erte ocupado.

El tra­bajo indi­cado puede hac­erte sen­tir que tu vida es increíble. Un tra­bajo equiv­o­cado puede hac­erte odiar el hecho de estar vivo. 

Ahora bien, si vas a pasar tanto tiempo tra­ba­jando, deberías bus­car algo que te apa­sione hacer; obvi­a­mente encon­trar este tra­bajo no te será fácil, ya que los tra­ba­jos que más te sat­is­facen como per­sona son aque­l­los más difí­ciles de conseguir.

Lo que puedes hacer es pen­sar qué te gus­taría hacer con tu vida; tómate el tiempo de analizar y pen­sar cada alter­na­tiva que ten­gas, haz la tarea de cono­certe bien para luego definir cuál es la huella que quieres dejar en este mundo.

Y solo recuerda una cosa: si te has dado cuenta que es hora de par­tir, hazlo hoy. No esperes más.

¿Quieres saber cuando es el momento indi­cado de dejar un tra­bajo? Muy sen­cillo, si tu tra­bajo no te hace sen­tir estas 6 cosas, es momento de partir:

1. Debería hac­erte sen­tir con­tento, satisfecho:

Olví­date de la feli­ci­dad; la feli­ci­dad depende de ti no de tu tra­bajo. Aunque, seguro, tus com­pañeros deberían hac­erte son­reír. Lo impor­tante es que tu tra­bajo debería des­per­tarte una son­risa y un sen­timiento de que perteneces allí; pero no por esto siem­pre tienes que estar feliz en tu trabajo–es tra­bajo después de todo. La per­sonas pre­fieren hacer menos que más, es la nat­u­raleza del ser humano.

No obstante, deberías estar sat­is­fe­cho con lo que estás haciendo por tu vida, quizás no sea tu tra­bajo ideal, quizás pueda ser un paso más en tu camino hacia algo mejor…pero esto no sig­nifica que debas estar en un tra­bajo que odias.

Una vez sien­tas esto, tu vida se te con­ver­tirá en algo difí­cil de forma muy ráp­ida. No siem­pre tienes que hacer algo que ames, pero por favor no hagas algo que odies.


2. Debería hac­erte sen­tir curioso: 

Las per­sonas sue­len olvi­dar la impor­tan­cia de la curiosi­dad como una emo­ción ben­efi­ciosa, por no decir esen­cial. ¿Por qué es impor­tante la curiosi­dad? La impor­tan­cia de que algo te haga sen­tir curioso rad­ica en que este tema te resulta intere­sante e intri­g­ante. Es por esto que cada vez que no encuen­tras algo que te haga curioso, sue­les abur­rirte fácilmente.

Un tra­bajo que te aburre es una señal clara que indica que deberías salir a bus­car uno nuevo, o porque no, a crear tu empresa. Si encuen­tras un tra­bajo que te anime a estar con­stan­te­mente apren­di­endo, desde ese día dejarás de tener pereza de ir a tu trabajo.


3. Debería hac­erte sen­tir retado:

Tener un tra­bajo fácil puede ser lindo, espe­cial­mente cuando lle­gas a la ofic­ina después de una larga fiesta o tan solo con tres horas de sueño. Pero un tra­bajo fácil tam­bién está en capaci­dad de hac­erte sen­tir miserable.

Que algo sea fácil deja de ser grandioso cuando bus­cas mejo­rar tu vida, cuando estás bus­cando retos y un estilo de vida difer­ente, cuando te das cuenta que estás per­di­endo 8 horas cada día pasán­do­los sin emociones.

A menos que sien­tas que estás apren­di­endo y cre­ciendo en tu tra­bajo, empezarás a sen­tir que te estás quedando estancado en un lugar donde la jor­nada no avanza, y peor aun, que estás per­di­endo la posi­bil­i­dad de salir y bus­car un tra­bajo donde sien­tas que puedes avan­zar, un lugar que te rete y entienda tus obje­tivos de vida.

Los retos te invi­tarán a ser mejor per­sona, y tus logros te brindarán la con­fi­anza nece­saria para luchar por lo que sueñas.


4. Debería hac­erte sen­tir premiado:

Un tra­bajo grat­i­f­i­cante es el único tipo de tra­bajo que deberías de tener. Sim­ple­mente revisa que tanto vale la pena la rec­om­pensa, ya que muchas veces los prob­le­mas, el estrés y el dinero no lo valen.

Inspírate:

El dinero es grandioso. Todos amamos el dinero de hecho, pero no amamos los peda­zos de papel verde como tal, amamos las lib­er­tades que este nos ofrece, el estilo de vida que no per­mite lle­var y las expe­ri­en­cias que nos deja vivir.

El prob­lema es que aque­l­los tra­ba­jos que mejor son remu­ner­a­dos, son nor­mal­mente aque­l­los que te hacen odiar lo que estás haciendo. Cuando esto te suceda, pregún­tate: ¿Cuál es el sen­tido de gan­arme la vida así, si la vida que estoy viviendo no vale la pena ser vivida?


5. Debería hac­erte sen­tir motivado: 

La moti­vación te recarga; gra­cias a la moti­vación eres capaz de hacer cualquier cosa que te pro­pones. La moti­vación te da una razón para moverte, para hacer, para cam­biar, para seguir viviendo…

En cam­bio, sin moti­vación la vida pierde su brillo. La vida se vuelve forzada y pierdes momento, y si bien estás en capaci­dad de moti­varte para con­tin­uar, es nece­sario que crees una vida que te motive a bus­car el éxito.

La ver­dad es que la vida que estás con­struyendo debería moti­varte a bus­car más, sin tener que con­vencerte que “lo mere­ces”. Encon­trar un tra­bajo que te motive es esen­cial para con­struir un futuro lleno de abun­dan­cia, feli­ci­dad y prosperidad.


6. Debería hac­erte sen­tir positivo: 

¿Cuán­tas horas de tu vida gas­tas en tu tra­bajo tratando de enca­jar o sim­ple­mente sobre­vivir? Este tipo de expe­ri­en­cias lo único que están logrando es arran­carte tu vida poco a poco, día a día, cada 8 horas labores.

Existe una forma muy sen­cilla de des­cubrir si debes cam­biar inmedi­ata­mente de tra­bajo. Y es cuando empiezas a sen­tir que estás per­di­endo la fe, cuando te da ter­ror el hecho de tener que madru­gar al día siguiente.

#Empren­de­TuHis­to­ria

Fuente

Anuncios